» 15-05-2008

BANG: El primer festival de video-arte de Barcelona

El primer festival de video-arte de Barcelona: BANG ya es historia y parece el momento idóneo para hacer balance. En primer lugar sorprende el poco interés por los premios. Gran parte de los artistas se manifestó en el sentido de que lo querían es que se vieran sus videos y no por la competición en sí. La mayoría de los participantes ni siquiera se votó a sí mismos y por supuesto no recabó los votos de sus amigos o familiares. En segundo lugar, ese desinterés por la competición se extendió a la asistencia al lugar de celebración. La cantidad de autores asistentes fue risible; los artistas no tuvieron ninguna curiosidad por comprobar como se exhibían sus obras o como reaccionaba el público. Sin embargo el número de videos inscritos –más de 120- demuestra un interés por exhibir la obra. Interés que se estrellaba contra la asistencia o la competitividad. La sombra de la virtualidad sobrevuela esta manifestación. Respecto al público solo podemos decir que el vídeo no existe en el imaginario popular. La presencia de unos cuantos excelentes video-DJ no fue capaz de atraer a un público al que ni tan siquiera la gratuidad del espectáculo consiguió movilizar. La calidad de la participación fue alta y en especial la de los video-DJ que ofrecieron espectáculos variados e interesantes. Los vídeos presentados al festival nos dispensaron un ramillete de refrescantes propuestas aunque el nivel general no tenía la originalidad, provocación y novedad que cabía esperar de un festival abierto. También para los autores el vídeo se debate entre el esteticismo vació y lo conceptual descriptivo. En cuanto al lugar de celebración destaca, entre lo positivo, las magníficas instalaciones de que disfruta el Citilab y la colaboración y entrega de los empleados. Entre lo negativo la marginalidad del emplazamiento, no solo respecto Barcelona sino, incluso, respecto a Cornellá, y no porque no disponga de transporte urbano como son metro y tram, sino porque se trata de un equipamiento nuevo y aún no se ha integrado en el paisaje cultural de su municipio. Mucho y bien deberán trabajar sus gestores para lograr dicha integración. Tal como predijo Lipovetsky en 1985 la forma moda se ha apropiado de cualquier manifestacion cultural, los media y la información. El neonarcisismo individualista ha abandonado todo tipo de cultura tradicional, rígida, ideológica, autoritaria, para decantarse por las manifestaciones soft, de la democracia, del hedonismo, de la tolerancia y de la ausencia de compromiso. Las reglas del juego han cambiado. Evidentemente tendremos que ajustarnos a ellas. Ob-art 07/05/2008




Published comments

    Add your comment


    I accept the terms and conditions of this web site