» 01-07-2019

Ciencia y filosofia 9-2. Previo

Aunque prometí hablar de Rancière, necesito antes avanzar algunas precisiones sobre el tema en general y aquí están. Toda forma de pensamiento pretende la certeza de sus presunciones y la pretende de forma formal es decir al margen de las circunstancias accesorias y contextuales. Que la consecuencia sea siempre necesariamente la misma. Que el consecuente sea siempre el mismo para un antecedente dado. Pero el mundo es muy complicado (innunerables parámetros) por lo que aplicar el pensamiento a cualquier problema requiere un labor previa de simplificación: la abstracción. Uno de los parámetros fácilmente abstraibles es la cantidad. Otro es la verdad. La igualdad social (la esencia humana) y la esencia de los objetos (el concepto) son otras abstracciones fructíferas. Hay muchas más: el género, el valor, la producción… Desgraciadamente la formalidad (necesariedad) del sistema no es perfecta en ningún caso.

 

La geometría es la presencia de las matemáticas en el espacio. Fue la primera lógica de la cantidad centrada en la presencia física de las magnitudes. Las relaciones de proporción fueron introduciendo las magnitudes abstractas hasta que las matemáticas se hicieron tan abstractas que prescindieron de la realidad, se hicieron un fin en sí mismas, la matemática des-aplicada. La geometría trata con presencias, con entidades físicas. De hecho también son abstracciones (punto, recta, curva, plano) pero firmemente enraizadas en la realidad de la que toman ejemplo. El teorema de Pitágoras no era un ente cognitivo sino una forma de construir ángulos rectos (paredes aplomadas, parcelas regulares). Con el tiempo la geometría euclídea evolucionó a la geometria esférica (sobre una esfera) e hiperbólica (sobre una hipérbole) y amplió su número de dimensiones con lo que perdió sus raíces en la realidad (como había hecho el cálculo).

 

Probablemente el equilibrio (la igualdad entre dos entidades) había sido la primera operación matemática (y lógica) entre cantidades. La balanza es un ejemplo paradigmático de presencia de la igualdad entre dos entidades, hasta que se utilizaron las pesas que representaban determinados patrones de medida. A partir de entonces el peso pasó a ser una entidad abstracta en relación a un patrón arbitrario. Pero el equilibrio (la igualdad) funda el sistema de la cantidad (matemáticas), de la lógica-verdad, del concepto-lenguaje y de la igualdad social-ética/política. El dinero-valor, el género-masculino, el trabajo-producción serán otros tipos de igualación abstracta. Además de la igualdad la similitud (parecido): proporción, matáfora, metonimia, fundarán sistemas de comparación menos sofisticados: la analogía. El arte (como más tarde la teoría del caos) se centrará en las relaciones de atracción como la rima, la métrica, los colores complementarios, la composición, la armonía la melodía, el ritmo, etc. Igualdad, analogía, atracción. Tres formas (simplificadas) de relación entre las cosas y las ideas

 

El lenguaje había hecho lo mismo con el concepto que era la representación simbólica de objetos e ideas. Había sustituido la presencia (el objeto) por su representación simbólica (la palabra, el concepto, la definición). El avance del simbolismo (de la mano de la abstracción) afianza la representación sobre la presencia. El avance es exponencial. La representación permite hablar sobre lo que no está presente: el lenguaje referencial. Ya no se resuelven los problemas cuando se presentan sino que se pueden prever o diferir (llevar a casa). Pero también tiene sus defectos. El concepto es discreto (uniforme) pero aplicado a una realidad continua. Es como proyectar una superficie curva sobre un plano: se deforma por los bordes. Necesitaríamos conceptos dinámicos (variables) como el concepto de límite matemático. Ante la dificultad de tales conceptos la solución es la del cine: tomar una serie de fotografías que proyectadas nos den la sensación del movimiento. Son los conceptos-listado de entre los que se realizan sobre ejes privilegiados del espacio nos proporcionan proyecciones más explicativas: los conceptos poliédricos.

 

La lógica reduce el mundo al par de oposiciones verdadero/falso. Es una gran simplificación pero a veces no es suficiente. Es como comparar un ordenador digital (0,1) con uno cuántico (0,1 y superposiciones). Las superposiciones abarcan todo el espectro desde el 0% hasta 100%. La igualdad (=) tiene que ver con la certeza (100%), la coincidencia absoluta. En la naturaleza macroscópica esa igualdad no existe, solo podemos aproximarla. Cuando la certeza no es absoluta estamos en el mundo de la probabilidad (si la aproximamos matemáticamente) o estadística (si la aproximamos experimentalmente). La certeza o la incerteza absolutas son los dos casos extremos de la probabilidad. Un sistema lógico es un sistema que solo tiene dos atractores), por ejemplo el lanzamiento de una moneda o el estado de un transistor. Un dado cúbico tiene seis atractores.  Los atractores son posiciones estables. La lógica se desarrolla entre dos posiciones estables: la verdad y la falsedad. Las otras posiciones (probabillísticas) son inestables y por tanto inválidas. La lógica se alió con la cantidad para formar las matemáticas de la igualdad excluyendo la probabilidad como un  artificio inexistente en la naturaleza… estática. La física cuántica (la función de onda) y el gato de Schrödinger (medio muerto, medio vivo) se encargaron de contradecirla… en el nivel atómico.

 

Los sistemas sociales, éticos y políticos necesitan para funcionar la abstracción de un ser que represente a todos los seres (sin abstracción no hay reflexión). El sujeto de los derechos humanos. El ser del derecho natural. Pero el sistema natural (biológico) de la sociedad es la dominación.  De esta manera se establece un curioso equilibrio entre los que nos pide el cuerpo (la dominación) y lo que nos pide la mente (la igualdad, el derecho, la ética) y digo equilibrio (=) porque como dice Foucault, nadie está libre de ambas tendencias. Las micropolíticas de poder se establecen a todos los niveles y en todos los estamentos. Si el patrono domina al obrero y el rico al pobre, el aristócrata al burgués, no lo hace menos el obrero a su mujer y a sus hijos, el burgués al obrero y las clases medias a la trabajadoras. La cuestión es tener una parcela de pode aunque sea ínfima. También existe el rey de los mendigos.

 

La igualdad (=) es una abstracción pero fue una relación natural. Distinguimos perfectamente las peras de las manzanas pero no cada una entre sí. Sin esa facilidad para distinguir lo igual de lo diferente no podríamos subsistir. Es una distinción que realizamos en presencia, por comparación, geométricamente. En nuestra mente solo existe la imagen del concepto aplicable a todas las peras. También podemos comparar mentalmente, pero solo conceptos, raramente objetos especialmente memorizados: una mascota, un objeto de deseo, una impresión. Wiener analizó -en los principios de la cibernética- cómo el cerebro realiza las comparaciones entre los percibido y lo almacenado en la memoria. Es un proceso complejo como corresponde a un proceso importante. La confusión entre un agresor y un amigo puede resultar en muerte. Nuestro pasado animal nos delata.

 

El desgarrado. Julio 2019.




Published comments

    Add your comment


    I accept the terms and conditions of this web site