» 19-07-2007

El complot del arte. III- WARHOL

“Todo lo que caracteriza a su obra, la irrupción de la banalidad, la mecanicidad del gesto, de sus imágenes, sobre todo su iconolatría… todo eso pasa a ser en Warhol un acontecimiento de la chatura. ¡Y el es eso! Después otros lo simularon pero el gran simulador fue el mismo… porque fue el único que supo en verdad dramatizar; el añade a la simulación la condición de drama, de dramaturgia: algo dramático entre dos fases, pasaje a la imagen y equivalencia absoluta de todas las imágenes. Como principio formulaba: <>…<>…<> …W afirmó el mundo en su evidencia total, las stars. el mundo postfigurativo (pues el no es ni figurativo ni postfigurativo: es mítico) ¡Este mundo es genial y en él todos son geniales! Se trata de un acto que podría considerarse repensado a partir de Duchamp y que hoy, con nuestras coordenadas y nuestra temporalidad, no hace obra de arte sino, más bien, acontecimiento antropológico.…efectuó una manipulación, una trasfusión de la imagen en lo real, del referente ausente en la “starización” de lo banal. Para mi W es un fundador de la modernidad…W nos liberó de la estética y del arte… W fue quien más lejos llegó en la aniquilación del sujeto del arte, del artista, en la desinvestidura del acto creador. Detrás de este snobismo maquinal, en realidad se trata de un potenciamiento del objeto, del signo, de la imagen, del simulacro del valor, y hoy el mejor ejemplo se da en el mercado del arte. En este terreno estamos lejos de la alienación del precio que es todavía una medida real de las cosas: estamos en el fetichismo del valor, que hace estallar la propia noción de mercado y que al mismo tiempo aniquila la obra de arte como tal. Además W no es ya de ninguna vanguardia ni de ninguna utopía. Si salda sus cuentas con la utopía es porque, contrariamente a los otros artistas que la conservan bien al abrigo, él se instaló , en un tiempo diferido, directamente en el corazon de la utopía, es decir en el corazón de ninguna parte. W se identificó con este ninguna parte, él mismo es ese lugar nulo que constituye la definición de la utopía; y de este modeo cruza todo el espacio de la vanguardia para llegar al punto al que esta se había propuesto llegar, es decir a ninguna parte W lleva la estética hasta el final, hasta el lugar en el que ya no tiene ninguna cualidad estética y se vuelve en sentido contrario… W toma el mundo tal como es, el de las stars el de la violencia, ese mundo sobre el cual los media chismean de manera inmunda ¡y eso es lo que nos mata! W en cambio, despoja completamente a ese mundo… lo enfría pero también lo convierte en un enigma. A través de sus obras otorga fuerza enigmática a una banalidad. …ya no es un mundo natural, sustancial, ideológico. Sabe que es un mundo de imágenes que ya no lo son, de imágenes sin imaginario, que él mismo trata sin imaginario. Están los que reivindican a W y los que se distancian de él porque es demasiado peligroso, pretendiendo que en el arte de la simulación era un primitivo y que los verdaderos simuladores son ellos…. La simulación hizo furor efectivamente en el arte de los últimos años y yo ahora lo sitúo como un fenómeno epigonal de acontecimientos que la precedieron, entre ellos W, justamente” E1 “Si considero a W como un punto de referencia es porque está fuera de los límites del arte. Lo trato así desde un punto de vista casi antropológico de la imagen. No me ocupo de él estéticamente” E2 “W es otra cosa (que los artistas que le gustan), siempre lo tomé de una manera un tanto metafísica, como un libreto de referencia, pero no como un artista” E4 “W expone la nada de la imagen y su insignificancia, pero lo hace de una manera mágica y transfiguradota (salvo al final, cuando también el cayó un poco en esa trampa) E4




Published comments

    Add your comment


    I accept the terms and conditions of this web site