» 02-03-2011

FOTOGRAFÍA Y VÍDEO III

Para entender las relaciones entre fotografía, arte y verdad hay que remontarse a Platón. Platón concibe la realidad como un mundo de apariencias engañosas para los sentidos tras las cuales se esconde la esencia que debe ser descubierta (desenmascarada) por la razón. Este idealismo esencialista impregnará toda la filosofía occidental aunque no la oriental (y de ahí el dispar desarrollo de la fotografía -y el arte- en ambos). La esencia supone un estatismo en el que, la verdad de las cosas, reside. Se acaba así con el problema de devenir que tanto preocupó a los presocráticos. Platón desconfiará del arte por expresarse en imágenes (apariencias) engañosas. Sin embargo el mito de la caverna se expresa en imágenes. Lo más parecido a la esencia (idea) platónica es el concepto. El concepto expresa la esencia de las cosas más allá de su apariencia. Pero el concepto es lingüístico. No pertenece al imaginario. Platón inaugura un paradigma en el que el ser (estático) ha triunfado sobre el devenir (dinámico); la idea (esencia) ha triunfado sobre la apariencia (imagen) y lo lingüístico dominará sobre lo imaginario. Este estado de cosas colapsará con la aparición de la fotografía. La fotografía no sólo entroniza la imagen sobre la palabra sino que: magnifica el estatismo (el ser) al que añade la instantaneidad; inventa el concepto en imágenes (La fotografía “descubre” lo que hay detrás de la realidad, la verdad del objeto, pero en imagen); Nos propone un idealismo en imágenes. Con quien realmente se enfrenta la fotografía es con la palabra (única detentadora del concepto durante 24 siglos). La fotografía es una forma de pensamiento idealista realizado en imágenes estáticas. Imágenes-concepto que desvelan la verdad de las apariencias engañosas; que nos enseña una nueva visión. Poco importa si -unas veces influido por el arte y otras por la técnica- esa fotografía es pictorialista, formalista, funcionalista, surrealista; si su tema es la sociedad, la guerra, la moda o la publicidad; si para desvelar la verdad-concepto utiliza el acercamiento, el alejamiento, el encuadre o el enfoque. La relación de la fotografía con lo real siempre es el mismo: revelar la esencia, desvelar el secreto, informar de lo oscuro, enseñar a ver. Doblegar lo real hasta que escupa su verdad-concepto, su secreto, su esencia. La fotografía creativa (la que inventa-construye una realidad en vez de desvelarla, nunca ha tenido éxito y cuando lo tiene, se considera arte. Pero no fotografía-arte sino arte-fotografía, distinción que ya preocupó a Benjamin. No de otra manera se puede entender la fotografía oriental, que es exclusivamente “creativa”. Nunca han perseguido la esencia. La cultura oriental es procesual, movimiento, acción. Hay varias maneras en que el video y la fotografía se aproximan. En primer lugar cuando el vídeo, haciendo uso de su libertad compositiva se monta con imágenes fijas (fotogramas). En cuanto la imagen se para el espectador se convierte en detective y trata de descubrir el secreto que oculta. Decía Godard que el cine (el montaje) es una imagen entre dos: una que la antecede y otra que la precede. El cine sólo tiene sentido en cuanto que movimiento. Cuando queremos dar la sensación de que se hace una fotografía, paramos la imagen y añadimos el “click”. Pero el vídeo goza de la libertad de poder narrar a empujones, con imágenes fijas y esas narración se convierte en otra cosa: desvelamiento de la verdad, captura de la esencia de las cosas, concepto-imagen. Si queremos añadir un plus de verdad al vídeo sólo tenemos que narrar con fotogramas estáticos. Pero también podemos simular el efecto fotografía utilizando sus atributos (y sin parar la imagen): Blanco y negro, halo, encuadres insólitos, acercamiento y alejamiento extremos, fundiendo en negro a modo de diafragma. De hecho el fundido en negro es un recurso fotográfico. Se acaba una imagen (secuencia) y se empieza otra. Es un separador. Todos estos recursos añaden verdad a la narración. Recorrer una fotografía o un cuadro con la cámara deteniéndonos en encuadres de detalle, es un tipo de narración muy utilizada en los documentales de arte. Búsqueda, detalle, exploración, todo pertenece a la fotografía. Pero lo más arriesgado sería intentar aplicar al vídeo la filosofía de la fotografía. Búsqueda de una verdad oculta que es la esencia de la apariencia. Deberíamos recuperar aquí el “objetivo inconsciente” que desvelara Benjamin. “La cámara ve cosas que los ojos no ven” Como en el Blow up de Antonioni, la revisión de la cinta nos puede deparar sorpresas inopinadas. Filmar la ciudad (o lo que sea) a la manera del “flaneur” o de la deriva situacionista, revisar la grabación buscando lo que la cámara ha querido ver a nuestro pesar. Rehacer la grabación fijándonos en el detalle emergente. La fotografía siempre ha estado presente en el cine pero como la criada que Baudelaire vio en ella. Cuando la fotografía cobra peso en una proyección suele ser fotografía creativa (Bilitis, Sebastian). Puede y debe tener una mayor presencia en el vídeo. Ahora que la fotografía ha muerto (Fontcuberta dixit) quizás le podamos encontrar trabajo... aunque sea como zombi. ob-art Marzo 2011




Published comments

    Add your comment


    I accept the terms and conditions of this web site